Lunes, 24 de septiembre de 2018

Uso excesivo y automedicación de AINEs aumenta riesgo de toxicidad gastrointestinal

El Dr. Dr. Danny Oksenberg, Médico Internista, gastroenterólogo, Hepatólogo de Clínica INDISA, expuso sobre "Actualización de Seguridad en Terapia Antiinflamatoria" en la reunión clínica de Ached-CP de agosto. Dio a conocer preocupantes cifras sobre la automedicación de AINEs, según revela un estudio en Chile se consumen 215 millones de unidades anuales, el 25% sin receta médica.

Dr. Danny Oksenberg presentó algunas reveladoras cifras sobre automedicación en su exposición "Actualización de Seguridad en Terapia Antiinflamatoria", realizada en la reunión clínica de Ached-CP de agosto. Esta actividad, en el marco del intenso programa de difusión científica de Ached-CP, fue realiza en el Hotel Best Western Premier Marina, de Las Condes, y trasmitida por streamming, como ya es habitual en la reuniones mensuales de la asociación.

En Chile se consumen 215 millones de unidades de antiinflamatorios anuales. Y lo más preocupante es que sobre el 25% de las compras se realizan sin receta médica. Ese es el desglose de un estudio realizado por el doctor Danny Oksenberg, que además reveló que el 35% de los pacientes con hemorragia digestiva alta tenían como antecedente el alto consumo de antiinflamatorios.

En su exposición, el Dr. Oksenberg dio a conocer algunos datos estadísticos y epidemiológicos que revelan el peligro del consumo descontrolado de antiinflamatorio. 30 a 40 millones de personas, en su mayoría de más de 50 años, consumen AINEs diariamente por problemas como artritis, artrosis o como profilaxis s cardiovascular primaria o secundaria. Para tener una dimensión del riesgo, a nivel global el consumo de antiinflamatorios OTC, esto es el autoconsumo no medicado, es por lejos el más frecuente de toda la variedad fármacos disponibles en el mercado.

A raíz del consumo excesivo de opioides en Estados Unidos, la mirada se ha vuelto hacia la seguridad de los AINEs, medicamentos que estaban en la segunda línea analgésica, especialmente en pacientes crónicos por sus efectos adversos. Respecto de ellos, recientes investigaciones han demostrado una alarmante automedicación de AINEs, expendidos sin receta médica y en paralelo un incremento de casos de gastrolesivilidad. El 50% de los pacientes que consumen por 10 a 15 días un antiinflamatorio tradicional COX1 o COX2 presentan erosiones pépticas, en la mayoría de los casos asintomáticas, de los cuales el 30% debuta con complicaciones graves.

La hemorragia digestiva ocurre de 4 a 5 veces más en esta población mayor de 50 años que en la población general (la incidencia es 0,5% en la población general) y es la principal consulta gastroenterológica de urgencia en todo el mundo.

El especialista dio a conocer conclusiones de dos estudios relevantes realizados en los últimos años sobre uso de antiinflamatorios y la seguridad cardiovascular y digestiva: el estudio Condor (sobre uso de antiinflamatorios no esteroídeos (AINEs) y riesgos gastrointestinales) y el estudio Precision (que comparó los efectos adversos cardiovasculares en pacientes con artritis tratados con inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa-2 (COX-2), celecoxib versus el riesgo en pacientes que recibieron naproxeno e ibuprofeno).

El estudio CONDOR, publicado hace cinco años, comparó el uso de celecoxib con diclofenaco más omeprazol. Los resultados demuestran un riesgo 4 veces menor de desarrollar eventos gastrointestinales significativos en pacientes tratados con inhibidores selectivos COX2 , principalmente el celecoxib, que en los pacientes tratados con un AINE tradicional más un inhibidor de la bomba de protones. Celecoxib es claramente menos tóxico en todo el tracto digestivo, desde la boca al ano. Este estudio zanjó en el mundo el tema de la toxicidad gastrointestinal entre los inhibidores COX2 y los AINEs tradicionales, sin embargo no despejó el caso de la toxicidad cardiovascular, como tampoco renal o hepatotoxicidad asociada a consumo de AINEs

Hace un año fue publicado el estudio Precision, que evaluó la seguridad cardiovascular de COX2 con el uso de antiinflamatorios tradicionales, principalmente asociados a infarto de miocardio fatal o no fatal, y de accidente vascular. En un estudio multiticéntrico, prospectivo y aleatorizado comparó celecoxib con naproxeno e ibuprofeno en una población con alto riesgo CV. Concluyó que los efectos adversos CV son similares en pacientes crónicos (tratados por osteoartritis o artrosis, un porcentaje menor con artritis reumatoidea) y con alto riesgo cardiovascular (por ser diabéticos, fumadores, obesos, hipertensos o con episodios CV anteriores) con celecoxib que los asociados a naproxeno e ibuprofeno.

En este estudio comparativo, Celecoxib alcanzó la no inferioridad para el criterio de valoración principal CV -la variable compuesta de la APTC (Colaboración de Ensayistas en Antiplaquetarios)- consistente en muertes por causas cardiovasculares y hemorrágicas, infarto de miocardio no mortal y accidente cerebrovascular no mortal- para las poblaciones analizadas por intención de tratar (ITT) y con tratamiento.

Precision, secundariamente comparó la aparición de eventos grastointestinales clínicamente significativos, con una evaluación exactamente igual como lo hizo el estudio Condor en la seguridad de celecobxib en casos de toxicidad gastrointestinal relevantes y su equipotencialidad en dolor respecto de los AINEs tradicionales.

La conferencia del Dr. Danny Oksenberg puede ser vista competa en el Facebook de ACHED-CP.
 

Galería de Fotos

IASP

XI Congreso de Dolor y II Congreso de Cuidados Paliativos

Paincamp

Socios Benefactores

Revista El Dolor

Global Year

Change Pain

Guia de DNL

Síguenos en Facebook

No hay agendas